Como divertimento entre práctica y práctica, hemos decidido realizar una pequeña actividad experimental que consiste en la síntesis del ácido sulfuroso (H2SO3).

El ácido sulfuroso, estrictamente conocido como la disolución acuosa de dióxido de azufre SO2, es utilizado industrialmente como agente oxidante y desinfectante.

Objetivos de la practica

  • Recordar los cuidados a tener en cuenta a la hora de manejar ácidos (ver post “Peligroso como el algodón…”)
  • Idear la síntesis de un compuesto a partir de sus elementos.
  • Obtener una solución acuosa de Dióxido de azufre
  • Verificar su acidez

Materiales

  • Matraz erlenmeyer
  • Cucharilla de combustión
  • Trapo mojado
  • Tubo de ensayo

Sustancias

  • Azufre
  • Agua
  • Bicarbonato de sodio (para la segunda etapa del procedimiento)

Procedimiento

El primer paso para obtener la solución, consta en sintetizar el dióxido de azufre. Como sabemos, la forma mas simple de obtener un oxido se basa en la combustión del elemento a oxidar, en este caso: el azufre.

De esta forma colocamos el azufre en la cucharilla de combustión y ésta sobre la llama. Se apreciará como rápidamente el azufre pasa a su estado liquido.

Manteniendo el azufre sobre la llama se intenta que este sea alcanzado por la llama para entrar en combustión.

Una vez iniciada la combustión se introduce la cucharilla en el matraz, al que previamente le habíamos introducido 100ml de agua.

Inmediatamente se vera como un denso gas blanco o amarillento llenará el matraz, y es momento de agitar con movimientos circulares el matraz para disolver el gas en el agua.

Que la nube se haya disipado quiere decir que todo el gas esta en solución y hemos obtenido nuestro Ácido sulfuroso.

Para verificar la acidez de la solución basta con agregar Bicarbonato de Sodio a  unos mililitros de la solución en un tubo de ensayo. Inmediatamente se observará el burbujeo de CO2 producido por la neutralización.

El procedimiento se ilustra en la siguiente muestra de imagenes.

Tomando el azufre con la cucharrilla de combustión

Calentando el Azufre:

Azufre en fase líquida

Introduciendo la cucharilla de combustión en el Erlenmeyer

Tapado el matraz, comienza la disolución del óxido de azufre en el agua.

Una vez finalizado el proceso, sólamente restaba verificar la presencia del ácido sulfuroso en el matraz. Para ello nos valemos del bicarbonato de sodio (NaHCO3), que en caso de existir una solución ácida moderadamente fuerte, reaccionaría para formar grandes cantidades de dióxido de carbono.

Eso es pues lo que sucedió al introducir el NaHCO3 en el Erlenmeyer. El espontáneo y abundante burbujeo de CO2 nos indicó que el experimento, sin ninguna duda fue un éxito.

About these ads